… desempleados ‘oficiales’ en España. La cifra hiela. Más que el frío que hacía esta mañana al salir de casa. Y eso que ahí no están todos aquellos que, según los informativos, se han dado por vencido y… ni tan siquiera están inscritos en el INEM. Una barbaridad.

Mañana es viernes. ¿Se os presenta un buen fin de semana? Yo tengo bastantes cosas que hacer. En casa. Tengo cosas pendientes para escribir. Entre ellas, algún artículo musical. Como siempre digo… no es trabajo remunerado pero… me hace ejercitar el músculo.

¿Sentís vértigo? Quiero decir… si miráis hacia el futuro (no sé si hay que mirar hacia arriba, hacia abajo o hacia los lados)… ¿os agobiáis? Porque es normal. Y más frente a este panorama. Por eso, considero que lo más adecuado (me aplique el cuento o no) sería ponernos metas a corto plazo. Y tomar decisiones. Aunque sea muy difícil incluso encontrar entre qué cosas decidir. Pero tengamos por seguro que… o hacemos algo o… nadie vendrá a rescatarnos (quiero decir… que nadie llamará a nuestra puerta para darnos un trabajo o decir qué debemos hacer con nuestra vida)

Otra pregunta… ¿os arrepentís por alguna decisión que tomasteis en el pasado? Un amigo me dijo, cuando éramos adolescentes, “nunca te arrepientas de lo que has hecho sino de lo que no has hecho”. Lo digo porque… hablando con gente en nuestra misma situación… escucho muchos arrepentimientos. “Si en lugar de haber estudiado esto hubiese estudiado aquello”, “si hubiese aceptado aquella oferta de trabajo aunque no me pareciesen correctas algunas cosas”, “si me hubiese decidido por tal oposición cuando era más joven”… De una cosa estoy seguro… de nada sirve este tipo de flagelaciones. Más nos vale actuar.

Y… a los que se acaban de quedar en paro… sólo les podemos decir que… ánimo. Lo primero es refrescar el curriculum, apuntarse al paro y solicitar prestaciones si os corresponden (y si queréis, claro) Lo siguiente… bienvenidos a nuestro mundo. A enviar CV a las empresas que os interesen, a llevarlos en mano si podéis, a buscar formación si creéis que os hace falta o a mirar en el extranjero si tenéis la suerte de que vuestra formación y experiencia se corresponde con los puestos que se necesitan en otras tierras. Por ejemplo, ayer estuve hablando con un fisioterapeuta y me dijo que, en Francia, necesitan muchísimos.

Y hasta aquí la entrada de hoy. No siempre voy a soltar ladrillacos.

Feliz noche de jueves.

Aunque nos digan lo contrario… sí que tenemos…

Share Button
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a 5.965.400…

  1. Bea dijo:

    Nunca jamás me arrepentiré de haber elegido un trabajo que más que eso, es mi forma de entender la vida. Creo que estoy con tu amigo. Siempre me he dicho la frase de que era mejor intentarlo que quedarse con la duda de «y que hubiese pasado si…». Son tiempos duros, durísimos, yo a veces me siento en una montaña rusa, unos días mejor, otros peor. Aún así sigo adelante. Porque es la única dirección para avanzar. ¡Go, go, go!
    ;)

  2. dylan dijo:

    Enhorabuena por tu blog. Transmite ánimo, algo tan necesario en estos tiempos difíciles. Soy pesimista, solo llevo algo más de un més en paro pero no me llaman para nada. Es un duro golpe anímico ver que otra gente va a trabajar y tú no puedes. Te sientes como una basura con patas. Horrible. Saludos

  3. Ana M dijo:

    Yo ya he pasado por la fase de las flagelaciones( jajajajaj, me río porque cuando lo he leido me he sentido totalmente identificada) y lo he pasado mal, pero una vez superada esta fase (que ha sido aceptándome a mi misma, lo que decidí en su momento o lo que no) ahora lo veo todo más claro y no se me suman los meses para estar más agobiada, simplemente me siento bien y lo más importante muy animada y segura. Asi que mucho ánimo y paciencia, el truco está en sentirse vivo, seguir buscando, aprovechar para hacer cosas que te gustan y luchar por no venirse abajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *