Si fuese un emprendedor de éxito pues mis consejos tendrían mucha valía. Así que no nos confundamos. Simplemente quiero compartir (cómo me gusta esta palabra) algunas cosillas que estoy aprendiendo últimamente sobre algo que se está poniendo de moda (a la fuerza) en los últimos meses: emprender.

Hace poco leí un libro que me aconsejaron para ver si quería emprender o no: “El libro negro del emprendedor”. Lo leí en apenas dos días. Lo devoré más bien. Y aquello me daba más miedo que ver a Maria Teresa Campos bailando, que parece que se va a romper la cadera en cualquier momento. Digo miedo porque el libro está dividido como si fuese un combate de boxeo. Al final de cada capítulo, el autor te dice una y otra vez… ¿estás seguro de que quieres otro ring? Claro, tanta gente me ha dicho que mi solución es emprender que… he leído mucho sobre el tema. Es más, los responsables de Evoluzión Alternative Coaching me obligan a exprimir la neurona al máximo.

El caso es que he aprendido que emprendedor se es o no. Que aunque nunca hayas montado una empresa… puede que hayas sido emprendedor. Y por todo lo que he leído, un emprendedor es poco más que un superhéroe. Porque tela telita tela. Dormir poco, despertar sin saber qué tal irá el día, no saber qué vas a ganar el mes que viene (si es que ganas algo), temer por no encontrar clientes, morir de éxito…

Total, que como he leído mucho sobre el tema me gustaría contar (‘con mis palabras’, como cuando hacíamos exámenes) lo que ha llegado a la neurona. Espero que a alguien le pueda interesar. Si no encontramos trabajo… una opción (aventura)… sería emprender. Veamos…

1. ¿Qué sabes hacer? ¿Qué te gusta hacer?
Si tienes un resquemor (esta palabra me hace mucha gracia) que no te deja tranquilo. Si algo te dice que deberías intentar montar algo por tu cuenta pero no sabes el qué… obsérvate. Te conoces como nadie. Piensa… ¿qué sé hacer? ¿En qué soy realmente bueno? Es más… ¿que es eso que disfruto tanto haciendo? Responde a estas preguntas y sabrás a qué te gustaría dedicarte. Yo puedo responder a todas. Lo tengo clarísimo.

Emprendedores

Continúa, por favor. Me parece muy interesante lo que me estás contando…

Cuando algo te gusta, puedes pasar horas haciéndolo y te parecerán minutos. Es como cuando estás estudiando para una asignatura que te encanta. No te supone ningún esfuerzo. Pues… trabajando… te aseguro que pasa lo mismo. Yo lo he experimentado y no tengo dudas de que lo volveré a experimentar ya sea trabajando para mi mismo o como empleado de una empresa.

Y si te quedan dudas… responde a esta pregunta, ¿para qué me piden ayuda mis amigos? Igual nunca te has parado a pensar en eso. Puede que estudiases Filología Hispánica pero que tus amigos te llamen siempre para arreglarle el ordenador cuando no funciona bien. Quizás… ahí tengas una salida como emprendedor.

¡Un ejemplo!
Quiero compartir el siguiente ejemplo. Tengo una amiga que es buena con las manualidades. Ella no se dedica profesionalmente a esto. Pero tiene mucha imaginación y siempre se le han ocurrido un montón de cosillas para hacer. Pues bien, durante un tiempo ha estado dándole vueltas a un tema: ¿monto una web y vendo material para manualidades además de enseñar a hacerlas? El handmade, DIY y derivados está muy de moda. Y esta chica ha visto una oportunidad para sacar beneficios económicos haciendo algo que se le da bien y que, además, le encanta hacer. Pues… ya ha conseguido sus primeras ventas. Explica paso a paso como hacer manualidades y vende kits con todo el material necesario para hacerlas. Si tenéis curiosidad (y si os gustan este tipo de cosas), podéis visitar su cuenta de Facebook AQUÍ. Se llama: Srta. Juanita.

2. Especialistas de lo específico.
Hazte un experto en algo. Toca muchos campos si quieres pero hazte un experto en algo en concreto. La supermegahiperespecialización te puede ayudar a la hora de que un posible cliente te busque. Ofrece servicios de distintos tipos pero sé un experto en uno en concreto. Es más… lee a tope sobre ello. Ve a eventos. Habla con profesionales. Aprende, aprende, aprende. Como es un tema que te gusta… vas a disfrutar más que Pau del programa de Corina con una muda.

3. Plan de marketing.
Ufff… esto es complicado. Pero está claro que antes de ponerte en marcha deberías investigar un poquillo y ver si el mercado de la actividad que quieres realizar está muy saturado o no. Si no lo está pero hay necesidad de cubrirlo… ¡enhorabuena! Y si lo está pero crees que tú entrarás ofreciendo algo de un modo distinto y llamativo… ¡dale caña! Lo importante es que conozcas el terreno donde te metes. Vender trikinis en el Ártico… quizás no sea buena idea.

4. Lánzate.
Si estás ilusionado. ¡Hazlo! Eso siempre y cuando no te suponga un desorbitado gasto económico. Ahí ya deberías tener más cuidado y preparar mucho mejor el terreno. Pero si lo tuyo es algo que no supondrá casi gasto económico, si sólo necesitas… por ejemplo, un ordenador o una caja de herramientas… ¿qué te frena?

Consejos para aprender a emprender

A volar… que son dos días.

5. Eres bueno. Y lo sabes.
En este punto podríamos hablar del famoso saboteador. No voy a repetirme porque ya hablé de él AQUÍ. Lo importante es que creas en ti mismo. Sé que, a veces, es muy difícil ser optimista y positivo. Y más cuando llevas una larga temporada en paro. Pero no te dejes arrastrar ni por el optimismo vacío (últimamente hay una plaga, sobre todo en redes sociales… quizás yo he caído en ello alguna vez en mi blog…) ni por el pesimismo generalizado. Todo en su justa medida. Sé realista pero permítete soñar. Y sabes que eres bueno en algo. Muy bueno. Ayuda a los demás a resolver problemas. Van a necesitar de tus servicios.

6. Reinventarse es la clave.
Casi todos los sectores están en crisis. Quizás, tengamos que darle un poco de vueltas a lo que sabemos hacer y lo modifiquemos hacia un sector donde sí tenga cabida. Yo he trabajado casi siempre en TV. Cuando las oportunidades se fueron cerrando… me interesé por Internet. Y eso me llevó a trabajar escribiendo en la red.

7. Sal de casa.
Os aseguro que estoy haciendo multitud de contactos cara a cara. Esto lo escuché decir en un evento al que asistí. Lo comentaba una blogger que decía que conocer gente a través de la red está muy bien pero que asistir a eventos, congresos, ferias… sobre el sector que te gusta es importantísimo. Y es verdad. Los últimos trabajillos que he conseguido… han sido gracias a conocer a gente en estos ambientes. Además, he hecho amigos. Bien, ¿no?.

Espero que algo de todo esto os ayude. Y ahora os preguntaréis… ¿pero tú vas a emprender o no? A lo que yo contestaré…

Emprender

¡Qué seráaaa, seráaaaaa!

Mil gracias por el feedback. Un blog se alimenta de los comentarios. Cada uno de ellos es un empujuncico para que siga abierto el blog. Ya sabéis que lo mantengo abierto por la gente que me dice que, de algún modo, le ayuda.

¡Buenas noches!

PD. Encontraremos cómo ser felices aunque esté el…

Share Button
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a 7 consejos básicos para aprender a emprender.

  1. <>..
    En un lenguaje directo que llega. Es cuando rescatamos ese niño-a interior y volvemos a soñar cuando alcanzamos la motivación para hacer eso que nos gusta y hacemos bien y emprendemos el camino de la acción y hacer eso que nos gusta y apasiona. Ayudando a los demás y entonces de verdad nos ayudamos a nosotros mismos. Gracias Juan P. por compartir tu experiencia de emprendeduría y hacedor de sueños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *