Hoy se me ha ocurrido revisar la carpeta de mensajes spam y ¡sorpresa! Había mensajes que no deberían estar ahí. Buuufffff, siento mucho haber tardado tanto en responder. El caso es que había mensajes interesantes. Ninguno de trabajo propiamente dicho, pero interesantes. Entre ellos… algunas propuestas de colaboración. Y, sobre todo, varios mensajes de compañeros del otro lado del charco diciéndome que por aquellas tierras es muy probable que tuviese más de una oportunidad. Hay quien me ha dicho “vende todo lo que tengas para conseguir dinero para el pasaje… y escapa” Mmmmm… tentador…

Y así resumo una jornada sin novedades en el frente.

Tengo los ojos agotados. Toca darles un respiro.

Share Button
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *