¡¡¡¡¡Castigooooooooooooo, castigooooooooooo eternoooooooooooooooo!!!!! …… es lo que merezco por estar tantos días sin actualizar el blog como es debido. Venga… excusas baratas… que me las quitan de las manos: en fin de semana no suelo actualizar… y ayer sólo estuve en casa unos 30 minutos hasta que llegué ya de madrugada… curso, ensayo con el grupo, búsqueda de disfraz… (¡sí! ¡Me voy a disfrazar el miércoles!) Y, cuando regresé, no eran horas.

¡Qué breve lo de Antena 3! Este viernes recibí la llamada de una redactora del canal. Ella pensaba que estaba por Madrid así que me llamó para entrevistarme cámara en mano. ¡Maldita máquina de teletransporte! ¡Otra vez rota! En fin… que como no estaba en la capital… intentaron que algún equipo se acercase aquí… pero… no hubo suerte. De todos modos, agradezco muchísimo a Silvia, la redactora, que me incluyese en el reportaje. ¡Mis 10 segundos de gloria! ¡Gracias!

Pongo el vídeo pero continúo la entrada más abajo…

Ayer comencé un curso del INEM. He tenido que cambiar el horario de mis clases de inglés, de las clases particulares que imparto a algunos peques… mil movidas que me han descuadrado el horario. Porque… SÍ… los que estamos en paro también tenemos unos horarios. Al menos yo. Hace poco hablé con una experta en “Gestión del tiempo” que da charlas en universidades. Interesantísimo. El tiempo es oro, gente. Intentemos aprovecharlo al máximo. CARPE DIEM (aunque sea más fácil escribirlo o decirlo que llevarlo a cabo)

Pues bien… que paso cinco horas al día en clase. Back to school!! Curioso el encuentro con varios compañeros de Comunicación Audiovisual (o no tan curioso viendo cómo está el sector… en nuestro país) Comparto aula con varias personas con sus propias historias de lucha frente al paro. Algunos tuvieron que dejar Madrid, como yo. Otros han tenido buen trabajo hasta hace poco en nuestra tierra. Y, otros, nunca han conseguido trabajar ‘de lo nuestro’

En los descansos se escucha de todo. Pero la mayor parte del tiempo… en tono negativo aunque con bastante ironía. La gente se lamenta de haber estado arriba y ahora estar abajo. De haber tenido su propio piso y, ahora, regresar a la casa familiar o de haber tenido dinero ahorrado y ver cómo… día tras día desaparece tan sólo con tener móvil o arrancar el coche. Además, hay algo bastante común. Y es… sentirse un perdedor. Que yo no digo que me sienta así. Ni lo niego. Eso… me lo dejo para mí. Ahora mismo estoy hablando sobre alguno de mis compañeros. Hay quien se siente un perdedor por haber conseguido grandes cosas y haberlo perdido todo. Bien… complicado… sí… porque… lo conseguiste. ¿Eso no te hace un triunfador? Vale que ahora… no lo tienes. Pero… lo conseguiste. Y si lo hiciste una vez… ¿por qué no puede repetirse? Que sí. Que ahora mismo es dificilísimo conseguir aquello que conseguiste. Pero… no imposible. Y me repito… si lo conseguiste en su momento… no te llames perdedor (mira, me viene a la cabeza aquella canción que decía “Soy un perdedor
i’m a loser baby so why don’t you kill me?” ¿Sabéis de quién es el tema?)

44 días… y sigue bajando… cagalerix extremix…

Pues eso… que si mi máquina de teletransporte funcionase… me podrían haber realizado una entrevista. Ayyyyy.

PD. Ayer me dijeron (gracias mil por darme tu opinión) que es probable que el blog tenga pocos comentarios porque hay que dejar una dire de correo. Bien… la dirección que se pone en los comentarios es sólo una barrera para intentar luchar contra el SPAM. No tienes por qué poner tu verdadera dire si no quieres. De todos modos, si lo haces… tan sólo lo veré yo. No queda pública.

Share Button
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a …teletransporte…

  1. Bosqui dijo:

    Hola, Juan Pedro!
    Hace unos meses que sigo tu aventura de búsqueda de trabajo. He tuiteado tu proyecto y he leído tus posts, pero nunca antes había hecho un comentario. Sólo quiero decirte que ¡ADELANTE!
    Como tú dices, lo que uno consigue, lo lleva en su bagaje. Lo lleva para siempre consigo. Esa experiencia no se pierde. De lo que ayer hicimos, de lo que fuimos capaces, hemos aprendido y estamos mejor preparados para la próxima experiencia. Te escribo desde Alemania (¡cómo no!) y aquí dan mucha importancia a tu bagaje. A lo que has acometido. A lo que has sido capaz de alcanzar. Porque una vez que termina ese puesto, esa responsabilidad o ese trabajo, forma parte de ti, y de lo que eres como profesional. Y la suma de todo ello te hace un profesional único.
    Todo lo que haces suma.
    Mucha suerte y toneladas de ánimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *