¿A que mola el título? Pues… me vais a matar si pensabais que os iba a dar la panacea contra el pesimismo. No tengo ni idea de cuál es el secreto de la felicidad. Aunque… año tras año… aprendo qué cosas no me hacen feliz. Oye, ahora que lo pienso… esto me hace aprender qué cosas sí me hacen feliz. ¿Y tú conoces el secreto para ser positivo cada día?

Ayer comenté que hay una plaga de falso optimismo. A ver, que me parece genial que los muros de Facebook estén llenos de mensajitos bonicos y preciosos, con tipografías monísimas de la muerte, atardeceres, gaticos y perricos durmiendo juntos, zumos de naranja y bollería casera, imágenes del mar y lucecillas de colores. Yo soy el primero que ha puesto alguna que otra cita optimista en el perfil de Facebook de esta web. Pero… ¿sabéis qué? Comienza a parecerme un poco empalagoso. Sobre todo en esos días que me siento realmente jod… de bajón porque miro esas frasecillas con los ojos entornados y recuerdo a Homer Simpson diciendo aquello de:

Pues eso. Que hay un bombardeo de optimismo generalizado que, a veces, cansa. ¡Ojo! ¡Que yo soy parte de él! Pero… soy consciente de que puede ser un poco pesado por momentos. Lo que pasa es que… si a un lado tenemos optimismo vacío… al otro tenemos pesimismo extremo. Es una pena que me parezca tan normal. La situación que estamos viviendo hace que estemos desesperanzados. No es para menos. Pero tampoco deberíamos estar llorando en la cama todo el día. ¿Que tienes una carrera (o dos), perdiste tu empleo hace ya unos cuantos meses, no consigues ni una entrevista de trabajo, y no tienes pasta para hacer las maletas y buscarte la vida en otro país? Pues quejarte… poco te va a ayudar. Es más, te hundirá en la mi…seria aún más.

Si la actitud es lo importante a la hora de resolver cualquier problema… el pesimismo extremo no te va a ayudar. Y el optimismo vacío tampoco. Digamos… que necesitamos una mezcla de ambos, en su justa medida… aunque tirando más hacia el polo positivo.

Pesimismo generalizado

Imagen sacada de ansioliticos.com

La ansiedad es un mecanismo de aviso y defensa. Los signos de ansiedad nos avisan de que algo no funciona bien, de que algo no va bien en nuestra vida. Ahora… si no hacemos algo pronto… la ansiedad cogerá fuerza y se convertirá en tu enemigo. Pues eso pasa también con el pesimismo. Es normal que no veamos luz al final del túnel en algunos momentos de nuestra vida. Tenemos derecho a quejarnos y a estar de bajón. Pero… no permitas que se alargue porque podrías caer en depresión.

¿Sabéis una cosa? No conozco el secreto para ser positivo pero sí para saber relativizar los problemas. El paro es un problemón. Por supuesto. Pero no es motivo suficiente como para hacernos perder toda esperanza.

Entrada cortica cortica. Pero es que la idea de la que quería hablar hoy no tiene mucho más. A veces me han dicho que soy un poco (bastante) reiterativo (y no en el blog). Y es algo que quiero modificar. Por eso… hasta aquí hoy.

Espero que en lo que queda de semana os vaya genial. Yo voy a desconectar. Lo necesito. Seguiré mirando correo, contestando comentarios y dándole vueltas a la cabeza (a lo niña de ‘El Exorcista’) pero… permitiéndole un respiro a mi neurona. Y este fin de semana me encierro en el estudio para grabar más temas musicales :) Nunca dejes de hacer aquello que te proporciona felicidad.

Muy buenas noches a todos. Gracias por estar ahí.

PD. A veces es normal sentir miedo,

Share Button
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a El gran secreto para ser positivo.

  1. Gorzas dijo:

    No podrías decirlo mejor. Relativizar los problemas. Recordar que todo el mundo tiene problemas y, aún así, tiran para delante. ¿Por qué vas a ser el único que no pueda?

    Y la ansiedad es una puta que te recuerda en todo momento lo mal que estás, lo pésimo que eres y que, si te dejas llevar y la alimentas, se hace más fuerte y más difícil enfrentarse a ella.

    Sean los tiempos que sean los que te toque vivir, hay que esforzarse duro y dar lo mejor de uno mismo, al máximo, y disfrutar siempre que se pueda abstrayéndose de los problemas que nos toca sufrir.

    Me encanta tu blog, aunque ya te lo haya dicho en infinidad de ocasiones.

    Un saludo.

    • ¡Ey! ¡Qué raro! A este comentario ya contesté pero no aparece la respuesta. ¡Mil perdones!

      Eso es. De todos modos, no hay que quedarse con el “mal de muchos consuelo de tontos”. Nunca me ha gustado pensar que hay quien tiene más problemas que yo (o de mayor intensidad) Yo sé lo que me pasa a mí y es mi tarea dar la importancia justa a cada uno de ellos.

      La ansiedad es un sistema de defensa (o alerta) al que no hay que darle de comer. Si no… pasará lo que dices.

      Pues sí. Disfrutar es la palabra. No podemos estar los 60/70/80? años que vivamos…. o los que sean… amamantando las preocupaciones. La tristeza es parte de estar vivo pero… no un fin :)

      Mil gracias por el comentario y siento el error. ¡No sé por qué no se publico la respuesta!

      Nos vemos ;)

  2. Opositora dijo:

    Me gustan mucho tus reflexiones de hoy. El término “optimismo vacío” para las combinaciones cutrefoto + fraseqteóricamenteseatribuyeaXperofíatetú, ¡¡es genial! jejeje, me ha ecantao.

    Y lo de relativizar los problemas es una de mis máximas. Pero es muy muy difícil cuando estás en el meollo de uno, hace falta tener mucha madurez para conseguirlo.

    Gran post el de hoy!!

    • Eso es. La clave está en relativizar. Con el paso del tiempo te das cuenta de que lo que pensamos calamidades no son más que pequeños baches.

      La ansiedad es un estado que hay controlar. En su justa medida, puede ser beneficiosa. Pero un poco más de cantidad y… se convierte en un monstruo peligroso.

      Sí. Para relativizar los problemas hay que haber tenido uno realmente importante que te haga ver que los demás no son para tanto. Eso o… haber sentido cerca la experiencia de alguien. Aún así, es muy complicado cuando estás en el epicentro de uno de ellos. Tienes razón.

      ¡Gracias!

  3. Hepburn dijo:

    ¿Cuál es el secreto para tener los ojos azules? Ponerte unas lentillas, con un resultado estético más que dudoso por lo artificial, o nacer con ellos.
    Así veo yo el positivismo, se tiene o no.
    Todos conocemos a alguien negativo porque no tiene trabajo. Ahora. Antes era porque su trabajo era un asco, antes porque no tenía pareja, antes porque su pareja no le entendía, antes …. porque se le había roto un uña.
    Hablas con ellos, les animas, les recuerdas las cosas maravillosas que aún poseen, que además, pasear, charlar con los amigos, las bibliotecas, las pelis de La 2, el mar, la montaña… son gratis, de momento. Sonríen, te dan las gracias, te dicen que tienes razón y al día siguiente están gimoteando otra vez.
    Tener bajones es normal, y diría que incluso son necesarios para mantener el equilibrio. Pero cuando es el estado natural de uno, pues les veo mal arreglo.
    En cuanto al positivismo vacío, si te refieres a esas personas que lo ven todo color de rosa, no me parece que abunden mucho. Creo que la gente decora sus vidas con frases y fotografías extra edulcoradas para tener presente que tampoco todo es negro.
    En todo este asunto del positivismo, me preocupa más la cantidad de gurús arreglavidas que están surgiendo con la crisis que, para mí, no son más que otra vuelta de tuerca de las pitonisas.
    Gracias una vez más por poner mis neuronas a trabajar, al menos ellas no están en paro.

    • Mmmmm yo considero que el positivismo se puede tener aunque oculto tras algunas capas de pesimismo. Es muy complicado y más en estos días.

      No obstante, es cierto que hay personas pesimistas por naturaleza. Pero fíjate tú que pienso que son menos.

      Yo también pienso que este fervor positivista que nos bombardea puede que sea fruto del oportunismo de unos cuantos. El caso es que… si ayuda a que pesimistas vean luz…

      Gracias a ti, por leer y comentar :)

  4. AliG dijo:

    Hola! Leo tu blog cuando puedo y me encanta!! El tema que tratas es interesantísimo y hace tiempo que quiero desde mi más que humilde opinión aconsejarte un documental, al contrario de lo que supone la palabra de primeras no es un rollo, es el que ganó el año pasado el Oscar y es genial y aun más genial la persona que se esconde detrás, Rodriguez, creo que puede ser muy inspirador. Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *