Vale. Vaya lío. Que si el cumpleaños de la web. Que si el cumpleaños del blog. Que si ayer hizo un año que escribí la primera entrada pero no la subí a la red hasta el día 11… En fin, que hoy ha sido el cumpleaños del blog. Y la entrada de esta noche será breve. El lunes creo que expresé claramente lo que sentía tras el año del blog. Así que hoy tan sólo haré lo que iba a ser la rutina del mismo: un diario.

diario

Durante un año, he escrito las páginas de mi vida laboral.

Miércoles 11 de septiembre. Hace más de un año que cerró la empresa en la que trabajaba. Además, cerró pocos días después de notificarme que pasaba a ser indefinido. A lo largo de todo este año he trabajado en bastantes cosas pero siempre de forma esporádica. Proyectos muy interesantes pero fugaces. He saboreado el trabajo como freelance. Cuando me quedé en paro me permití unos días de descanso. No me ponía despertador. Pero fueron tan sólo unos pocos días. Después, mi despertador sonaba cada mañana como si tuviese que ir a trabajar. Y es que, más o menos, eso es lo que hacía. Y hoy… he vuelto a hacer lo mismo. He despertado, me he aseado, he desayunado y me he sentado frente al ordenador. Una ojeada a mis redes sociales, he respondido a los mails pendientes, he visitado los blogs y webs que me gustan… y… he buscado trabajo. A fondo. He descubierto nuevos portales de empleo. He hecho nuevos contactos en LinkedIn. He enviado varios emails con candidaturas espontáneas y me he inscrito a algunas ofertas. He visitado varios perfiles de directivos. He enviado algún mensaje privado. Y así durante 5 horas.

Tras la comida, he descansado un poco la vista. Me he tumbado en la cama y me he escuchado. ¿Lo habéis intentado alguna vez? Si te quedas en silencio sobre la cama te puedes oír. No vas a escuchar una voz hablándote pero si que vas a percibir sensaciones y emociones. Si os pasa como a mí… (soy muy físico, por llamarlo de alguna manera), vuestros sentimientos os hablarán a través de la potencia y velocidad con la que os palpita el corazón, de la intensidad de la respiración, del modo de tragar saliva, del sudor, de las lágrimas (no tienen por qué ser de tristeza, no os equivoquéis)… Y esta tarde, mi cuerpo me ha dicho muchas cosas. Entre ellas: que vuelva a hacer ejercicio. Hasta hace un par de meses corría 5 días a la semana. He bajado el ritmo. Eso… no puede ser. También me ha dicho que estaba nervioso. Que hoy he sido consciente (de nuevo) de mi situación y que, en breve, deberé tomar decisiones. Y cuando el cerebro ha comenzado a enviarme imágenes innecesarias… me he levantado y he puesto música.

Después, he tenido un examen. Al salir, me he ido a tocar. La música me relaja, me motiva, me hace desconectar. Y he regresado hace un momento. Por eso vuelvo a escribir tan tarde.

Como veis, no he celebrado el cumpleaños del blog. Pero lo celebraré. Por supuesto que lo celebraré.

Hoy ha sido un día… invisible.

Buenas noches y buenos sueños.

PD. Una celebración, si es por conseguir algo que quieres, siempre…

Share Button
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Hoy sí… cumpleaños feliz.

  1. Felicidades por el blog…pero espero que no cumpla más años, eso querrá decir que has encontrado trabajo..o te has creado el tuyo propio.

    Saludos y suerte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *