Esta mañana he desayunado viendo Antena3. Una vez alguien me dijo, mientras viajábamos en metro, que no desayunase viendo las noticias sino que lo hiciese escuchando música. Por un tiempo le hice caso, pero me gusta poner ‘Espejo Público’ para ver la sección de Portal Parados por las mañanas.

desempleo

¿Será porque estoy en paro o porque no llevo desodorante?

Hoy hablaban sobre el rechazo hacia el desempleado. El propio creador del portal decía que sabía, por experiencia propia, que algunos amigos dan de lado a los que llevan una larga temporada sin trabajar. Eso… no son amigos. Comentaba que hay quien teme la llamada de un desempleado ‘no vaya a ser que quiera que le prestemos dinero o le enchufemos’. Personalmente, no me gusta que se acuerden de mí sólo cuando necesitan un favor. Con esto digo que hace años conseguí trabajo a algunas personas. Todas me han ayudado cuando he sido yo el que ha necesitado ayuda después. Menos una. Una que ha desaparecido del mapa cuando le ha ido bien y a mí mal. Ahí fui consciente del ‘aprovechismo’ que circula por la red telefónica, del ‘lohagoporloquepuedallevarmeluegodeti’ con olor a café y del ‘sitehevistonomeacuerdo’ de las no respuestas electrónicas. Y este hombre, decía que todo esto le había pasado a él. Seguro que más de uno se siente identificado.

No quiero gente que se acuerde de mí cuando me vaya bien. Quiero gente que se acuerde de mí gane más o menos dinero, tenga mejor o peor puesto de trabajo, esté desempleado o no. Sigo siendo el mismo que era cuando trabajaba para dos productoras de televisión nacionales a la vez, sigo siendo el mismo que era cuando trabajaba en una televisión autonómica por las tardes e impartía clases por las noches, sigo siendo el mismo que era cuando prestaba dinero a un amigo sin pensar en si me lo iba a devolver o no. Sigo siendo la misma persona… pero mejor.

Lunes. Lunes de esos en los que reflexionas y te das cuenta de que la compañía no es suficiente. Mi teoría del espejo creo que la conocéis de sobra. La pérdida de identidad, la falta de autoestima, la extraña complejidad del auto-reconocimiento… Y cuando la enfermedad del desempleo ha perforado cada una de tus células te das cuenta de la importancia del apoyo. La compañía no tiene la suficiente fuerza como para paliar parte del daño de este mal. El desempleado necesita el apoyo de la familia, de los amigos (amigos… de los que saben que sigues siendo la misma persona) y de la pareja (si la tienes). Los comentarios del tipo “así no vas a conseguir nada”, “A Pepito le han ascendido y es más joven que tú”, o “pensaba que encontrarías curro antes” son dañinos. Si nos quieren ayudar… pueden utilizar otros tipos de frases motivadoras. La primera podría sustituirse por “pienso que deberías intentar hacer tal cosa”, la segunda por “si él lo ha conseguido, seguro que tú también puedes”, y la tercera por “sigue intentándolo que lo conseguirás”. Que no os cuenten cuentos chinos para niños del Japón.

No somos débiles. Nada de eso. Es más… somos más fuertes que otros que no saben lo que es pasarlo mal. Pensad que estamos aprendiendo. Estamos construyendo recursos y estrategias que nos servirán para el próximo trabajo que tengamos. La empresa que nos contrate ganará a un verdadero guerrero. Y si decidimos ponernos por nuestra cuenta… no habrá quién nos frene (ahora vendría un “¡coño!”, pero no lo pongo porque quizás suene mal).

Por eso, la compañía no basta. Amigos, familiares y parejas de desempleados del mundo… mostrad apoyo a vuestros desempleados cercanos porque lo necesitan. El desempleado no tiene un sueldo, pero un abrazo, un beso, una sonrisa o un “sé que estás haciendo todo lo posible por salir de esta” al llegar la noche puede marcar la diferencia entre un día invisible y un día de avance.

Quiero compartir con vosotros un vídeo que habla sobre esto. Como siempre, no voy a dar mi opinión, ni haré críticas constructivas o no. Cuando comparto algo, simplemente lo hago porque creo que puede ayudar de algún modo. Son tan sólo 4 minutos.

Hoy se ha chocado un pájaro contra el cristal de una de las ventanas de la habitación en la que paso la mayor parte del día. En las películas se utiliza como mal augurio. Yo he preferido quedarme con la teoría de que ha querido cederme toda la energía que ha ido acumulando a lo largo de sus largos viajes por el mundo. Por cierto, no le ha pasado nada. Tras el choque, se ha quedado unos segundos quieto y ha vuelvo a volar.

Me voy a la cama.

Espero que vuestro lunes no haya sido invisible. Y si lo ha sido, que ocurra algo durante los minutos que quedan antes de cerrar los ojos para que sea un lunes de avance.

Buenas noches y ánimo.

PD. Intenta no tener días invisibles. O intenta que sean los menos posibles. Algún día nos podremos arrepentir de…

Share Button
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La compañía no es suficiente.

  1. Hepburn dijo:

    Si lo que necesitas es apoyo y comprensión, ahí van unas cuantas toneladas. Cuando se te acaben y necesites más, sólo tienes que silbar :)

  2. Muchas gracias :) Todos lo necesitamos. Aunque lo que necesito de verdad es volver a trabajar.

  3. Elena dijo:

    Oye, esto ya me da miedo. Cada vez que leo tu blog, es como leerme la cabeza. Ayer hablaba de la invisibilidad y de nihilismo con una amiga (de las de verdad), y le contaba que me daba rabia, que yo nunca había sido así, y que narices tenía que hacer, y simplemente con dos horas de buena conversación volvieron muchas cosas a su sitio.
    Afortunadamente para ellos, todos los que me rodean, familiares, amigos…tienen curro y la verdad es que es difícil que te lleguen a comprender del todo, con lo cual leer tu blog y ver que no soy un bicho raro es de gran ayuda!!!!

    Ánimoooooo!!!!

    • jajajajaja Mi propósito con el blog no es asustar sino apoyar a todos los que están como yo. Si tanto miedo te da… voy a plantearme escribir una novela sobre terror llamada: Estoy en paro.

      ¡Toma ya! Quedas con una amiga y habláis sobre el nihilismo. Nietzsche estaría orgulloso de vosotras.

      Gracias por los ánimos y por comentar la entrada :)

      Y ánimo para ti también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *