Temo a los lunes. No lo oculto. Suelo reaccionar de dos modos muy distintos ante el comienzo de una semana. Puedo estar súper activo para enfrentarme al desempleo cogiéndole por los cuernos… o puedo amedrentarme ante el panorama desolador y hacer aquello de “para qué si no va a servir de nada”. Los lunes… es lo que tienen. Los que trabajan se fastidian por tener que trabajar; los que buscamos empleo lo hacemos porque no lo encontramos. Pero si los lunes no existiesen… los grandes odiados serían los martes. ¿Debe existir el mal para existir el bien? No voy a entrar en discusiones filosóficas; sólo me quedaré con aquello de ‘maldito lunes’.

Búsqueda de empleo

Buscar trabajo es como buscar el arca perdida.

Esta mañana ha sonado mi teléfono. Un número de esos larguísimos de centralita. Vaya. Estas cosas me alteran. ¿Posible entrevista de trabajo a la vista? ¿Posible encuesta de mi compañía de telefonía móvil? ¿Posible ganador de Euromillones que no sabe qué hacer con tanto dinero? No. Algo más sorprendente. Me han llamado de un programa de TVE. Un programa que suelo ver por las mañanas. Querían saber si había encontrado empleo. Hay una sección con casos de éxito de jóvenes que han tenido iniciativas para salir del paro. Están interesados en que aparezca en el programa cuando encuentre empleo. Les he dicho que deberán ser pacientes… como lo estoy siendo yo. Ya son unos cuántos meses desde que cerró la empresa en la que trabajaba. Pero, sin duda, les llamaré cuando encuentre trabajo. Esta situación no será para siempre.

Y sigo alucinando con la difusión que tiene el blog. El proyecto ya no tiene sentido. La web sigue activa gracias al blog. Quizás no debí hacer algo tan caduco como lo fue una cuenta atrás. Pero la constancia relatando el día a día de mi aventura hace que aún siga apareciendo mi nombre en medios de comunicación, departamentos de recursos humanos o artículos como ESTE.

Os aseguro que me muero de ganas por comunicar algún día que he encontrado el trabajo que busco. Va a ser genial. Es muy difícil describir lo que se siente al vivir una situación tan personal acompañado por tanta gente. Cuando esta mañana he comunicado en Facebook la noticia de la llamada de TVE, me he sentido muy arropado con cada ‘me gusta’ a la actualización de estado. Es curioso, pero es como si mi búsqueda de empleo fuese una historia. ¿Tendrá final feliz? En ocasiones (veo muertos) me da miedo tener que tomar la decisión de cerrar el blog sin cerrar el círculo. No quiero escribir el último párrafo sin un “al final… todo llega”.

La constancia, el trabajo duro, la pasión… es algo que caracteriza a los deportistas. ¿No creéis que deberíamos extrapolarlo a otras dimensiones de la vida? Por ejemplo, a la búsqueda de empleo. ¿Por qué no?

Por cierto, mi actitud de hoy ha sido la primera opción; la de agarrar al toro por los cuernos. Quizás mañana gane la batalla la segunda. No sería ni la primera ni la última vez. ¿Para qué mentir? Pero eso… ya sería cosa de mañana.

Buenas noches, buena suerte y buen comienzo de semana.

PD. No sé el tiempo que queda por pasar. No sé los obstáculos que quedan por sortear. No sé las batallas que quedan por ganar. Pero sí sé que, en algún momento, conseguiremos un…

Share Button
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *