Controlar el estrés y la ansiedad es básico tanto si tienes mucho trabajo como si no lo tienes. Pero esto lo puedes extrapolar a otras parcelas de la vida: relaciones de pareja, relaciones con amigos, con la familia, problemas materiales, problemas de salud, fobias… La ansiedad es necesaria. Es un mecanismo de defensa. Pero si no sabemos controlarla… se vuelve en nuestra contra.

Un mal control del estrés y de la ansiedad puede hacer que tengas algo parecido a un cortocircuito y que actúes como no lo harías en circunstancias normales. Puedes convertirte en un pesado que habla siempre del mismo tema (ojo si es sobre que estás en paro porque nos llegamos a convertir en seres monotematicamentepesados), hace que envíes mensajes o hagas llamadas de las que te arrepientas (cuidado, además, si te has tomado un par de cervezas), comiences a desconfiar de lo que te dicen, ves u oyes… y de, incluso, ti mismo.

Además, el estrés y la ansiedad hacen que salpique no sólo a otras zonas interiores sino también a lo que te rodea. Si por ejemplo estás ansioso porque no encuentras empleo, un mal control de ese estado hará que aparezcan problemas en otros aspectos de tu vida. No obstante, no hay que confundir estar estresado o ansioso con ser un tonto de cuidado que deja que se aprovechen de él pensando que todo es un efecto óptico consecuencia de ese estado. Cuidadito porque hay mucho idiota ahí fuera.

Llevo unos días algo tocado por algunos temas. Y que desapareciese mi bajo ayer ha sido la gota que ha colmado el vaso abriendo la caja de los truenos, de Pandora y de las armas de destrucción masiva. Hoy he explotado. Digamos que mis sentidos se han abierto y he percibido algunas cosas que había pasado por alto. Es como si de tanta presión, el tapón de una botella saliese disparado y el líquido de su interior viese la realidad por primera vez. Y he sentido la necesidad de comenzar a solucionar problemas o manchas una a una. Vivir con cargas provoca dolores de alma.

Hoy he tenido dos buenas noticias. La primera me la reservo. La segunda…

………
……
….
..
.

¡Ha aparecido mi bajo eléctrico!

pantera rosa con guitarra

Espero que te gusten los abrazos, porque no te voy a soltar.

El cerebro humano es increíble. La ansiedad controlada puede hacer que funcione a mayor precisión. Y hemos unido pistas hasta dar con la clave. El caso es que está en casa sano y salvo. Hay quien piensa que las segundas oportunidades nunca fueron buenas. Yo pienso que sí. Porque se aprende de los errores de la primera vez. Así que, no te voy a dejar escapar tan fácilmente.

Estoy en pleno proceso de control del estrés. Tengo muchas cosas que hacer y no quiero ni puedo permitir que algunas preocupaciones ocupen mi mente durante la mayor parte de las horas del día (y de la noche). Desaparición del bajo: solucionado. Próximo reto: downloading…

Me voy a la cama. Necesito reflexionar. Todos lo necesitamos para saber qué queremos, qué no queremos, hacia dónde vamos, qué estamos haciendo mal y qué bien y un largo etcétera. Nadie dijo que fuese fácil.

Buenas noches.

¡Tengo mi bajo en casa! ¡Iujuuuuu!

PD. “A través de tu risa la vida me pide perdón”. ¿No es una de las frases más bonitas que habéis escuchado? Esta mañana, esta canción me ha traído suerte. Mañana creo que la volveré a escuchar por si se repite.

Share Button
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La importancia del control del estrés.

  1. Musetta dijo:

    Qué alegría!!!!

  2. Rosa dijo:

    Ole, ole y oleeeee!!me alegro mucho!

Responder a Musetta Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *