De regreso. De bocados de realidad; como la película. De resaca post-desconexión tras un largo pero corto fin de semana. De tormentas, calor sofocante y esperanzas en forma de árbol rojo. En definitiva… de lunes.

portada reality bites

Lunes… de bocados de realidad.

El verano continúa su marcha. Este será otro de esos veranos para recordar. Hay muchos, muchísimos veranos que he olvidado. Y otros que permanecerán para siempre en mi retina neuronal (o neurótica según se mire) Este, sin duda, será uno de ellos. ¿Por qué? Porque han ocurrido algunas cosas que, conociéndome como me conozco, se van a quedar grabadas en mi memoria para siempre. Por ejemplo, este trabajo que realicé en L’Alcúdia durante casi dos semanas.

Me siento afortunado. Mucho. Me siento afortunado por llevar varios meses haciendo pequeños trabajos que, aunque no me den un ‘sueldo’ lo suficientemente bueno como para volver a independizarme, hacen que el movimiento regrese a mi vida. Y el Universo no es tonto. Me ve activo y sigue ofreciéndome oportunidades. Modestas oportunidades que se materializan en reflejos limpios y nítidos tras un espejo que ha estado demasiado tiempo repleto de vaho. En estos momentos no tengo más trabajos pendientes salvo los dos blogs para los que escribo. Por eso… hoy mismo… he vuelto a la búsqueda más positivo que nunca.

Os quiero dar las gracias por las energías que me mandasteis el viernes. Os aseguro que las sentí. Y me hicieron vibrar. La entrevista de trabajo (de 1 hora de duración) me gustó. Me sentí muy a gusto. Y me sorprendí por la total sinceridad con la que respondía a cada pregunta. Os puedo asegurar que me desnudé (bueno… no… a ver…) Me dijeron que no estaban buscando a nadie con mi perfil en este momento. Eso ya lo sabía de antemano. Pero querían conocerme, ponerme voz y rostro más allá de mis fotos y los vídeos de este blog. Eso sí… os aseguro que fue una entrevista muy agradable. No sé si será el germen de un posible puesto de trabajo. Pero sí sé que tras la entrevista… tuve una sensación implacablemente positiva.

A esta empresa la conocía desde hace ya un tiempo. Es una de esas empresas en las que me gustaría trabajar. Y, como les dije, me parecía imposible tener una entrevista de trabajo si les enviaba mi CV a la dirección de contacto que tienen en su web. Por eso, haber conseguido una entrevista con ellos ya es motivo de celebración. Soy de los que piensan que debemos celebrar (no tenemos por qué meternos la fiesta del siglo; hay mil modos de celebrar algo) todos nuestros logros por muy pequeños que sean. ¡Ay!, pasamos demasiadas horas de nuestra vida con las caras largas. Más sonreír por estas cosas, ¿no?

El caso es que el hecho de haber conseguido esta entrevista por mis logros en lugar de por mis títulos me hizo reflexionar sobre lo que más pesa. Y este fin de semana he disfrutado conversando sobre ello. Sin duda… lo que más pesa, y va a pesar ahora, no son los títulos que tengamos sino lo que hemos logrado, lo que hemos hecho y lo que somos capaces de hacer. Se valora mucho la creatividad. Se valora mucho el ser atrevidos y no tener miedo a proponer cambios. Se valora mucho ser nosotros mismos (recordemos el tema de la ‘marca personal’). En definitiva, ya no basta con tener un título que diga que sabemos hacer algo. Ahora… debemos demostrar que sabemos hacerlo y que, además, podemos aportar muchas otras cosas.

Por casualidades de la vida… si es que existen… juegos caprichosos del destino o del Universo… me he cruzado hoy mismo con un vídeo en el que se habla de todo esto. Como siempre… no haré spoilers (aunque el otro día colé uno al hablar sobre el argumento de ‘Olvídate de mí’ y siento la metedura de pata) El vídeo es cortito. ¿Qué os parece lo que se dice en él?

Buenas noches y gracias, una vez más, por todo el apoyo que tuve el viernes.

PD. A veces, pedimos demasiado. A veces, queremos tantas cosas que no nos damos cuenta de que sólo necesitamos unas pocas. A veces, nos obstinamos en ver la vida en CMYK cuando realmente necesitamos verla en…

Share Button
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *