Cuando era pequeño… o no tan pequeño… me gustaba imaginar qué pasaba tras el final de las películas. Por ejemplo, ¿qué le ocurre a E.T. al llegar a casa? ¿Consigue regresar realmente? ¿Encuentra a su señora con otro? La mayor parte de veces lo hacía con las películas con finales pastelosos y happyflowerpower. No penséis que soy pesimista, pero en las películas en las que el protagonista debía hacer algo para que los monstruos no saliesen del mar y acabasen con todo o el meteorito no chocase contra el planeta… yo quería que no lo consiguiese. Lo interesante vendría después. ¡Qué sosos! Me parecía divertido continuar la historia en mi mente y hacerla más surrealista o real, que para el caso… quizás sea lo mismo.

ET vestido de traje

¿Y si E.T. abre una inmobiliaria que se llame “Mi casa, mi teléfono”?

Ayer me pasaron un artículo muy interesante. Gracias mil por pensar en el blog al leerlo y compartirlo :) El enlace os lo paso al final del post de hoy. No tiene desperdicio. Y me recordó a ese juego de “¿qué hay tras el final?”. ¿Recordáis a Enzo Vizcaíno?, el chaval que cantaba su curriculum en un metro. He hablado de él en alguna ocasión. Su historia tuvo un final feliz, ¿verdad? Le contrataron en un programa de televisión como guionista. Pues bien… si esto llega a ser una película, quizás, hubiese terminado ahí. Lo que pasa… es que si la película continuase… veríamos que Enzo se quedaría en la calle al mes siguiente. No le despidieron. El programa terminó. Y su despertador sigue sonando pero nadie le espera.

¿Sabíais que vuelve a estar en paro? La noticia de su búsqueda de empleo apareció en multitud de medios. Todos sabíamos quién era el chico del ukelele. Pero… y ahora… ¿qué pasa? Publicar una noticia diciendo que Enzo ha vuelto al paro ya no es tan interesante. No es interesante pero sí un reflejo de la realidad. Lo que él hizo llamó mucho la atención. Mil veces más que esta web. Su final feliz nos animó a todos. Puede que contar que vuelve a estar en paro… rompa la magia. Pero la realidad es así. Más nos vale ser conscientes. Yo mismo me quedé en la calle cuando una empresa cerró y con algunos euros sin cobrar. Esas cosas… pasan. Y lo que le ha ocurrido a Enzo… es el pan de cada día.

Steve Jobs decía que “en ocasiones, la vida te golpea con un ladrillo en la cabeza”. Quedarnos en paro es un ladrillazo de los gordos. De esos tamaño catedral. Pero lo que no sabemos es si ese hecho nos llevará a conseguir algo más grande. Enzo ha aprendido mucho con su experiencia. Seguro. Y lo que le ha pasado, quizás, sea el inicio de una gran carrera. ¿Conocéis la historia de Steve Jobs? Es interesantísima. Le echaron de su propia compañía. Se quedó en la calle. Pero eso le hizo esforzarse aún más. Y así nació Pixar, por ejemplo. No sé. Intento pensar que los golpes se curan y te hacen más fuerte.

Me ha encantado una parte del artículo en donde Enzo nombra el espejo. Me he sentido muy identificado. Hay otra frase que también me ha gustado mucho. Enzo hace referencia a que estando en paro se da cuenta de que se está quedando calvo. Pero cuando le contratan en el programa se da cuenta de que ya no se está quedando calvo. Eso lo he sentido mil veces. Durante estos largos meses de desempleo me he infravalorado muchísimo. Y no sólo en el aspecto profesional. En todos. En TODOS. Es algo normal. El desempleo es un cáncer que comienza a dañar una pequeña parte de ti y se extiende incluso más allá de la frontera de tu piel. Pero…. cuando algo comienza a irte bien… te das cuenta de que tenías una visión borrosa de ti mismo. En todos los sentidos. En TODOS. Pero se trata de una montaña rusa… porque si vuelves a caer… te vistes con el mismo traje sucio. Pero lo tengo comprobado: cuando vas consiguiendo cosas… vuelve el YO. Y, además, en una versión 2.0 mejorada.

El sueño de Enzo ha durado poco. Pero estoy seguro de que no va a dejarlo escapar. Estoy seguro de que seguirá persiguiéndolo. Los sueños tienen un sabor muy especial. Y una vez lo has probado… no puedes olvidar ese sabor jamás. Yo mismo di un gran bocado a mi sueño. Lo he hecho varias veces. Y no voy a permitir que el conformismo me haga olvidar ese sabor indescriptible. El tiempo que tenemos no es ilimitado. No quiero pasar el resto de mi vida viviendo la vida de otro. Y estoy seguro de que Enzo tampoco.

Podría compartir muchas reflexiones pero no quiero hacer un megapost. Además, me parece más interesante que cada uno aporte las suyas. Me encantaría que participaseis comentando qué os ha parecido el artículo. Las reflexiones de la persona que me lo pasó me hizo pensar mucho. Sería genial comentarlo entre todos. ¿Alguien se anima?

El artículo lo podéis leer AQUÍ.

Buenas noches y buen fin de semana.

PD. Hoy estoy especialmente sensible con el tema de la fugacidad del tiempo. Así que intentaré aprovechar el fin de semana lo mejor posible. No veo esta fugacidad como algo negativo sino todo lo contrario. No tener tiempo no es negativo.

Share Button
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Lo que ocurre tras el ‘FIN’.

  1. Belén dijo:

    “Lo importante no es la meta, sino el camino recorrido para llegar a ella”.
    Sé que esto no consuela a nadie en los tiempos que corren, pero suena precioso. Y ya me gustaría a mi tener una experiencia así, por efímera que fuese, para poder ponerla en negrita y tamaño XXL en mi CV!!!
    Cuando llegas alto, el porrazo es tremendo al caer, pero este chico está más que despierto (a la porra el despertador), tiene iniciativa y un ukelele :) Así que a seguir caminando, que todo llega!!!
    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *