Vaya. Hoy he despertado y he visto una camisa llena de sangre, un ramo de flores y un bate de criquet ensangrentado en mi habitación. ¿Qué pasó anoche? ¡Ah, sí! Salí disfrazado… ¡y nadie sabía de lo que iba! Como tenga la misma suerte para encontrar trabajo como para encontrar a gente que sepa de qué se trataba mi disfraz…

Que si iba de carnicero, que si de zombie, que si de loco… Pues no. Iba de Shaun, el prota de la película “Shaun of the dead” Vale. Que sí. Que igual es demasiado rebuscado. ¡Pero prefería disfrazarme de algo original!

En fin… que pasó la fiesta y… continúo con la búsqueda. Incluso hoy que es festivo. Un par de horitas de navegación en la red, algún envío de email y terminar unos cuántos sobres más para enviar mañana por correo postal.

Pongámonos las pilas… y no dejemos de movernos…

¡Vamos!

Share Button
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *