… en algo no es tan malo. A ver, ¿por qué nos da tanta vergüenza admitir que somos buenos en algo? Yo… el primero, eh. Hay que ser humildes, por supuesto… pero de ahí a autodesvalorarnos (si es que existe esta palabreja) pues, como decía cierto actor… ¡no, hombre, no!

Jueves… y desconexión. Mañana no habrá entrada. Voy a apartar la mirada durante unos días de la pantalla. Necesito reflexionar muchísimo sobre ciertas cosas. Últimamente sólo hablo de cambios, giros, reinvenciones…  Tengo mucho en qué pensar. Me duele la cabeza y necesito airearme.

¿Os habéis planteado alguna vez qué queréis en la vida? ¿Qué os hace felices? ¿Qué queréis de vuestra existencia? ¿Hasta dónde os gustaría llegar? Pues son algunas de las preguntas que me estoy haciendo últimamente. Y responderlas no es nada fácil.

Este blog no me ha conseguido un empleo. Pero sí que, por ejemplo, me haga estas preguntas.

Y hasta aquí por hoy. Me duele mucho la cabeza. Y no en sentido figurado. Tengo un dolor de meloncio de los buenos. Bye, bye, pantalla. Te veré el lunes.

Muy buenas noches a todo el que aún pasa por aquí ‘a ver lo que se cuece’.

PD. Cuando me preocupo por el futuro, cuando creo que he perdido mucho tiempo en mi vida… pongo freno a mis pensamientos. Tengo mucho tiempo por delante. No puedo agobiarme tanto con estas cosas. Soy…

Share Button
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *