Estás en un examen. Has contestado todas las preguntas. La 1 es B, la 2 es C… Pero, de repente, giras tu cabeza hacia tu compañero de la derecha y ves que ha puesto E en la pregunta 1. Vaya. Dudas. Giras la cabeza hacia la izquierda. ¡Tu otro compañero ha puesto lo mismo! ¡La respuesta E! Tú tenías bastante claro que la respuesta era la B. Mmmm… y, en el último segundo antes de entregar tu hoja de respuestas, decides cambiar y poner la E como tus compañeros. El día de las notas… descubres que la respuesta correcta era la B. No te hiciste caso y preferiste poner lo mismo que los otros.

Lunes. Comienzo de semana importante. Este jueves veré, por segunda vez, en pantalla grande el último cortometraje que he escrito. Me hace mucha… no, lo siguiente… ilusión. Además, esa misma mañana tendré un combate decisivo en una batalla que está durando casi 2 años. Una batalla que me he empeñado en ganar. El viernes es la entrega de premios del Festival de Cine Fantástico Europeo. Y el sábado… tengo un examen. Bueno, bueno, bueno… semana que podría darme grandes alegrías. Todo dependerá del karma. O no.

¿Cómo se os presenta la semana? ¿Animados? Yo… con mil proyectos. Como siempre. Falta que alguno brote. De momento, sigo centrado en el examen del sábado aunque con algunas reuniones. De todos modos, el viernes pasado volví a trabajar. Si en el Festival SOS de Murcia curré como cámara, ahora lo he hecho en una gala/musical como Ayte. de Realización. Volviendo a mis orígenes como técnico audiovisual. Es lo bueno que tiene ser un todoterreno. De 10 de la mañana a 1 de la madrugada. Pero… mereció la pena. Dinero al bolsillo, contactos, risas y un paseo por Cartagena.

¿Por qué el primer párrafo de la entrada de hoy? Porque he visto un vídeo que hacía mucho que no veía. Otra de las asignaturas que me encantaban cuando estudiaba en la universidad era Sociología. Incluso me planteé estudiarla como segunda carrera en lugar de Comunicación Audiovisual. Pero pensé que tenía pocas salidas. Sin embargo a Comunicación Audiovisual muchas…

Pues bien… en Sociología nos hablaron sobre el Paradigma de la Conformidad de Asch y la visión real del mundo. Con este experimento se pretendía demostrar que cambiamos nuestra forma de ver el mundo para adaptarnos a como la ven la mayoría. Triste. Si no seguimos a los demás, nos vemos aislados. Y el miedo a sentirnos distintos nos hace modificar nuestro modo de ver el mundo. Ridículo. Preferimos conformarnos con seguir la conducta grupal. Nuestro objetivo es no sentirnos marginados así que optamos por cambiar nuestra personalidad o, al menos, ocultarla ante los demás. La presión social hace que no actuemos del modo que quisiéramos actuar.

Me recuerda al momento de mi vida en el que la mayoría de mis amigos se compraron una casa. Por entonces yo tenía un buen trabajo. Es más: tenía dos muy buenos trabajos. Y me pareció el camino a seguir. Pero… en el último momento, cambié de parecer. Había algo en mí que me decía que no era lo que quería hacer aunque los demás lo hiciesen. Y utilicé todo ese dinero para cambiar de ciudad y estudiar (a cierta edad) algo que siempre quise aprender.

¿Qué pensáis vosotros? ¿Creéis que, a veces, no hacemos lo que queremos hacer o nos dejamos influir por la mayoría por no sentirnos diferentes, marginados o rarunos?

Vídeo sobre el Paradigma de la Conformidad

Buenas noches a todos. Que soñéis con aquello que queráis que se haga realidad. Aunque, cuidado… no vaya a cumplirse de verdad.

PD. Desde que iba al instituto, en ocasiones (veo muertos… perdóooon, no me he podido resistir)… como a tanta gente que incluso no quiere reconocerlo… me ha pasado que me he sentido un poco…

Share Button
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Sigamos a los demás, no sea que estemos equivocados.

  1. Chusy dijo:

    Lo del paradigma de Asch es ben cierto, no sabía que se llamaba así, pero es bien cierto que los q estamos en los 30s, sin casa, sin espos@ y sin churumbeles… Estamos desparadigmaos!!! Jejjeje… Aunque somos un poco mas nosotros mismos…
    No crees? Aunque personalmente, cuando viajo al pueblo de mis padres, me cuesta explicarles que prefiero invertir mi dinero en viajar, salir, etc! Antes que en una casa, un marido y una vida estable de ahorro!! En fin, dejo el rollo, y a seguir JP! Tu constancia y ánimo son admirables! Un abrazo fuerte desde Barcelona y que sepas que si el plan A falla, el abecedario tiene muuuuuuuchas letras!

  2. Hepburn dijo:

    Hoy que has tocado este tema es el día en que me he decidido a darte feedback, después de tanto “observar”, voy a pasar a la acción.
    No estoy de acuerdo. Sí en que es lo que hace la mayoría, pero no en que ser diferente te conduzca a ser un marginado.
    No soy nada, repito, nada convencional, y me jacto de ello porque estoy muy orgullosa de no dejarme arrastrar por la corriente, de no haber entrado nunca en el redil y de no tener intención alguna de hacerlo.
    La gente alucina conmigo, pero para bien. Cuando ven a una persona que no necesita gritar a los cuatro vientos con su aspecto exterior que es diferente, que habla con educación y respeto, que es tolerante, entonces nadie te trata como un paria, entonces no eres raro como un bicho, sino raro de la misma forma que un diamante. Yo jamás cambiaría mi respuesta si estoy segura de que es la correcta.
    Para acabar, quiero felicitarte por tu blog, me gusta tu estilo deliberadamente fresco y desenfadado; y no voy a desearte suerte porque no la necesitas, sé que llegará tu momento, mientras tanto, continúa creciendo, lo haces muy bien.

    • ¡Hola! Genial que te hayas decidido a comentar :)

      Yo tampoco estoy de acuerdo. Veamos… no quiero decir que no hacer lo que todos hacen nos vaya a marginar. No, no, no. Sino que creo que, a veces, hay quien sigue a la masa (no al Increíble Hulk) por no sentirse diferente y, por ello, marginado. Pero no es que ser diferente te conduzca a eso. Es más… más bien podría ser cuestión de cómo te sientes tú más que cómo te hacen sentir los demás.

      “Yo jamás cambiaría mi respuesta si estoy segura de que es la correcta” ¡Plas, plas, plas! :)

      Espero verte por aquí más a menudo!

      Gracias por los ánimos.

  3. Merchudas dijo:

    Uf! imagínate ahora si tuvieras una hipoteca (emoticono de terror)

    Yo cada vez sufro mas ese síndrome aunque va por días. El viernes tuve una entrevista de un “trabajo” en el que no pagaban (= 0 euros). Todo era por comisiones según ventas. Al salir sentí que no me convencía mucho la “oferta” dije que no pero dos conocidas mías sí que han aceptado. Volvemos al exámen ¿cual es la respuesta correcta la B o la E? En mi caso el tiempo lo dirá.

    Mucho ánimo!! Suenan muy bien todos los proyectos!!! ;-)

    • Calla, calla… Si tuviese la hipotecaza que iba a tener cuando decidí echarme hacia atrás… eso sí que sería una buena peli de terror.

      No, no, no. Yo no te aconsejaría un trabajo así. Alguien que conozco ha estado 3 meses con un trabajo de ese tipo… gastando gasolina y tiempo. Aún no ha recibido nada y eso que hizo alguna venta. De todos modos, tal y como están las cosas… tampoco es plan de rechazar empleos. No obstante, como diría un inglés… this is not my cup of tea.

      ¡Ánimo a ti también! ¡Y thanks por escribir!

Responder a Hepburn Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *