El mail que me envió una agencia la semana pasada me dejó bastante tocado. Pero… sigo teniéndolo claro: el tipo de trabajo para el que me ofrecía… se me daría bien. Se me daría… y se me da. Hoy he entregado un encargo que me ha hecho otra compañía. Han confiado en mí y me han pedido que participase en la creatividad de la campaña de marketing online de un producto chulísimo. No sé si se llevará a cabo porque compiten contra con otra empresa. El cliente debe decidir cuál de las dos creatividades se hará realidad. Pero que se pongan en contacto conmigo para que participe en esto es una inyección de autoconvencimiento: esto se me da bien.

alive!

¿Qué he aprendido últimamente?

Mil gracias a todos los que me han ayudado a perder autoestima, mil gracias a todos los que me han mirado por encima del hombro con gesto despectivo, mil gracias a aquellos que me decían palabras dañinas, mil gracias a los que conseguían que me avergonzase de mí mismo por estar en paro… porque cada vez que alguien confía en mí y se queda satisfecho con mi trabajo… siento que resurjo de las cenizas para convertirme en alguien mucho más fuerte de lo que era. Gracias, de corazón. En los últimos años he aprendido a hacer muchas cosas que antes hacía menos o, simplemente, ni hacía. Y agradecer… (al igual que rectificar) es de sabios. He aprendido a dar las gracias más a menudo. El proceso de recuperación es lento pero volveré a ser YO.

Sigo en paro. Pero algunas empresas vuelven a confiar en mí. De momento, tan sólo son colaboraciones pero… quizás… un día aparezca un contrato. También está la posibilidad de que aparezcan tantas colaboraciones con tantas empresas que no necesite un contrato sino… facturar a diestro y siniestro. Entre las cosas que he aprendido en los últimos años está el no anticiparme, el no dar nada por hecho y el no ilusionarme demasiado por las cosas. Soy muy emotivo. Lo reconozco. Cuando algo me gusta… se me nota. Cuando algo no me gusta… también. Pero no me ilusiono fácilmente porque me he llevado unas cuántas decepciones a lo largo de mi vida. Como todos. No es nada nuevo.

No quiero anticipaciones. Hoy tan sólo disfruto de la sensación de sentir que lo que hace mi neurona gusta y funciona. Quizás mañana esté de bajón por alguna cosa. Pero esta noche pienso irme a la cama satisfecho y contento conmigo mismo. A veces me siento agotado porque llevo muchos meses moviendo mar, tierra, cielo y aire para conseguir salir de mi agobiante situación. Pero tener inyecciones como esta…  es algo que valoro mucho. No estaré ganando grandes cantidades de dinero pero sí de autoconocimiento: podemos conseguir más de lo que nos imaginamos. Podemos llegar más lejos de lo que pensábamos.

Como digo siempre, todo es cíclico. Cuando sentí esa jarra de agua fría cayendo sobre mi cabeza la semana pasada al recibir aquel mail que me hizo replantearme cosas… sabía que la sensación amarga duraría tan sólo unos días. Algo ocurriría para volver a sentirme bien. Y ha sido participar en este proyecto tan interesante. Espero que se lleve a cabo. No sólo por mí sino por la empresa que lo realizaría y por los usuarios que lo disfrutarían. Por mi parte, seguir ejercitando la neurona cada día con estas colaboraciones (que se multiplican por momentos) es un triunfo. Tenerlo claro… es importante.

No dejéis que os hagan dudar de vuestra valía. Vosotros os conocéis como nadie. Estar en paro no significa que no tengamos talento. Estar en paro es un cúmulo de acontecimientos, situaciones e, incluso, casualidades. Es muy difícil pero debemos agarrarnos a estas pequeñas piedras que sobresalen y escalar el húmedo pozo en el que estamos metidos. Aunque te lleguen voces desde arriba, desde el exterior que dicen que no lo vas a conseguir, que te olvides, que lo estás haciendo mal… si hay un 5% dentro de ti que cree en ti… escúchale a él… o a ella.

Buenas noches, supervivientes.

PD. Entre todas las cosas que estoy aprendiendo… está la de saber sentirme…

Share Button
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Tenerlo claro.

  1. Rosa dijo:

    Me ha gustado mucho tu blog de hoy!! A ver si sale ese proyecto, mucha suerte!!ya veras como algún día sale lo q quieres y buscas, xq quien busca encuentra tarde o temprano! Hay q ser fuertes y tirar palante, el estar en paro tiene cosas malas pero tb enseña muchas y después de la tormenta llega la calma!!

  2. Ana dijo:

    Ánimo Juan Pedro. Creo que tienes la actitud y el talento… y que conseguirás lo que buscas. Porque te lo curras, así de sencillo. Porque mantienes tu barco a flote pese a las tempestades.
    Somos muchos los que compartimos, desafortunadamente, esta situación de desempleo, pero no estamos «parados». Y esto, también, nos hace mejorar.
    Tu reflexión sobre el agradecimiento en el anterior post es genial y real. La suscribo.
    Lo dicho, ánimo y a por todas.

    • ¡Hola, Ana!

      Gracias por tus palabras. Tampoco me lo estoy currando tanto, eh. Siempre se puede hacer más. Mucho más. Se lo curra el que se deja la piel para conseguir pagar el pan de sus hijos.

      Mi barco se mantiene a flote aunque, a veces, va a la deriva chocando contra algunos icebergs.

      ¡Mucho ánimo!

Responder a Ana Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *